“Tomar iniciativas para paliar el drama social de los desahucios” por Manuel Robles

Todos lo días asistimos al drama social de la ejecución de desahucios que dejan en la calle a familias que no pueden responder al pago de sus hipotecas, sencillamente porque ya han sufrido el peor de los desahucios: el paro que afecta a millones de españoles sorprendidos por una crisis económica de la que no tienen culpa; creada por el propio sistema financiero que los atrapó en plena euforia de la burbuja inmobiliaria. Un sistema financiero viciado al que se rescata con miles de millones de euros procedentes de los fondos públicos, que como ciudadanos los desahuciados también han contribuido a generar con sus impuestos. Rescates millonarios que han olvidado la compensación debida a la parte social a la que no se rescata.

Nuestras leyes respecto a las deudas hipotecarias y la forma en la que se ejecutan están obsoletas y deben reformarse para dar opciones a las familias para pagar su deuda mediante otras opciones, que eviten perder su vivienda. Se ha demostrado que no ha dado resultados la débil petición que el gobierno de la nación hizo al respecto. La banca es ciega y sorda a estas llamadas. Hay que impulsar medidas proactivas que tiendan a dar salida legal a las familias.

Los ayuntamientos hacemos lo que podemos. Una línea es asistencial, reforzando los presupuestos para crear ayudas a las familias, en servicios sociales, en becas para comedor, para libros, en fraccionamientos de pagos de impuestos, etc. El gobierno municipal que presido ha incrementado en más de un 25% el presupuesto para ayudas sociales. Las otras tienen que venir de las otras administraciones, pero no recortando los fondos sociales y tomando iniciativas legales que ayuden a los ciudadanos en estos momentos de profunda crisis económica.

Iniciativas desde Fuenlabrada. Además de mantener el compromiso de ayudas sociales, vamos a abrir una Oficina de Asesoramiento al Ciudadano en materia de desahucios. Así mismo he presentado ante la Comisión de  Hacienda de la FEMP una iniciativa para que cuando el Banco venda el piso desahuciado, la plusvalía no la tenga que pagar el desahuciado. Otra propuesta que haré en breve será para cambiar el Artículo 74 del texto refundido de la Ley de Bases de las Haciendas Locales para que se pueda llegar hasta el 95%  de bonificación a las familias en desahucio y también a las que tengan a todos sus miembros en paro. Esta iniciativa se hará extensiva también a los grupos parlamentarios.

Apoyo a la iniciativa que el PSOE ha presentado en el Congreso de los Diputados con una propuesta de Ley antideshaucios, que básicamente está destina a poner a las personas por delante de los intereses bancarios y a que nadie que se haya quedado sin ingresos por el paro se quede en la calle por no poder pagar su hipoteca.

TODO ELLO PARA NO FALLAR DESDE LO PÚBLICO A LAS PERSONAS

Manuel Robles
Alcalde de Fuenlabrada
Anuncios

“Los prestamistas intuyen que al coste actual nos sale a cuenta hacernos un sinpa” por Ramón Zarate

El sábado se concretó una evidencia nacional, la imposibilidad de conseguir a corto plazo una cantidad escalofriante de miles de millones de euros, o billones de pesetas para los euro/escépticos. Por delimitar el asunto, un mínimo del 3% del PIB y hasta un máximo del 10%, o entre 30.000 millones y 100.000 millones. Superada esta primera fase, el reconocimiento de las vergüenzas, y sin fe alguna en que se asuman responsabilidades al margen de alguna frase del tipo perdón no se volverá a repetir, nos gustaría soltar algunas reflexiones sobre los dimes y diretes del fin de semana.

Éxito del gobierno. Puede calificarse de esta forma que hayan logrado evitar una intervención en toda regla, que entre otras cosas hubiera aportado un nuevo dato histórico: el gobierno actual sería el que menos tiempo hubiera estado con las riendas del poder, en la época moderna. Pero tildarlo de esta forma, éxito, cuando se reconoce la incapacidad de determinar un agujero, parece de todo menos utilizar el lenguaje en su justa medida.

Encumbrar a titular el adjetivo, simplemente porque se limitan las condiciones del préstamo a temas exclusivamente bancarios, como tipos de interés y plazos de amortización, nos parece al menos incorrecto. Lo apuntado en declaraciones, son solo algunas de las condiciones mínimas, pero todo buen prestamista, sabe que el éxito de las operaciones está no solo en el interés pactado, sino en recuperar lo invertido. La letra pequeña, la conoceremos poco a poco, no sin ayuda de terceros, porque las partes no están muy interesadas en darle publicidad. Se llama condicionalidad.

¿Por qué no se limita la cantidad? Sencillamente porque se desconoce. La cifra es aproximada, entre 30 mil y 100 mil, pero millones de euros. Como no suena nada convincente la respuesta, se hace necesaria la intervención de terceros independientes, generadores en parte del problema, en sustitución, Banco de España, de quienes fueron incapaces de preverlo. En quince días ponemos nombre y apellidos al sistema financiero español, esperamos que esta vez sea de verdad.

Consecuencias. Depende del cromo, perdón instrumento financiero, pero a estas alturas parece más un juego de trileros que otra cosa, lo digo por lo que intervienen en la partida.

Hagamos un repaso de las posibilidades:

– Los tenedores de acciones, que descuenten lo peor, algo a lo que se inyecta capital, en principio es que vale bien poco o nada. Sólo un matiz, esta afirmación es válida para aquellos que salgan en la foto, con sonrisa incluida, los próximos días. Para entendernos, que necesiten recapitalizarse, para el resto, no estar en la lista puede implicar subidón.

– Para los que tienen acciones preferentes, la lógica de la mentalidad prestamista, apuntada anteriormente, implica reducir todo gasto no necesario para generar beneficios, y los intereses de estos títulos parece razonable pensar que no están entre los mismos. Dos problemas más. No tienen liquidez ni vencimiento. No más comentarios.

– Los bonos subordinados. Los efectos pueden limitarse a la suspensión de los derechos, cupones. Esto implica caída en sus precios y posibilidad de rentabilidades en mercado secundario de dos dígitos. En estos casos, hay luz al final del túnel, porque a vencimiento, si la entidad no desaparece antes, el inversor recuperará lo invertido.

– Los bonos senior. En principio, serían los más beneficiados con el default, reestructuración, recapitalización o cuantas palabras queramos utilizar para expresar lo mismo, pero no les exime de quitas parciales y/o ampliación vencimientos con cupones más reducidos. Precedentes muy cercanos en el tiempo existen.

¿Y nuestra prima de riesgo qué?. Pues si la cosa estaba mal, después de que metamos un porcentaje adicional a la cifra de déficit previsto, no parece que vaya a ir a mejor. Con el anuncio Europa gana tiempo para ir acotando el problema y a los problemáticos y aportar una batería de soluciones, que pueden ir desde bajadas en los tipos con interés y de interés, nuevos préstamos y/o recompra de bonos soberanos. Las partes lo saben, y por eso solo se mueve en precio y rentabilidad la curva de bonos del tesoro a corto y medio plazo, hasta 5 años. El bono a diez años patrio es un mero diferencial contra el germano, que se compra cuando las rentabilidades superan un umbral. Pero quedarse corto, nunca mejor dicho a corto plazo, no parece que sea la estrategia seguida por el mercado. ¿Por qué razonamos así? porque si no podemos pagar una cuenta mínima de 30.000, no olvidemos que todavía tenemos pendiente una de aproximadamente otros 30.000 para el Tesoro y otra de la misma cantidad para las Comunidades Autónomas, y los prestamistas intuyen que al coste actual nos sale a cuenta hacernos un sinpa.

Ramón Zárate
Socio director de EmásI EAFI

“Bankia somos todos: pedimos responsabilidades” por Manuel Robles

El descubrimiento del enorme agujero financiero de Bankia, entidad que a golpe de campanilla y enorme despliegue y gasto publicitario fue presentada por el “cerebro” económico del PP, el Sr. Rodrigo Rato, como un “nuevo Banco” solvente y que alcanzaría un gran liderazgo en el universo financiero español y europeo, nos ha dejado perplejos y enormemente preocupados. Desde luego el liderazgo lo ha alcanzado en cuanto a que es líder en contabilidad engañosa para ocultar al mercado, al Banco de España, y al propio PP de que estábamos ante la entidad financiera nacional más en quiebra y que más dinero público iba a necesitar para salvarla del desastre y sin más remedio, salvo males peores en esta economía capitalista que nos tiene apresados.

Bankia salió al mercado de valores sumando y ocultando la ruina de las entidades que forman su grupo: Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja.

Esta cruda realidad pone en evidencia otra realidad  más disfrazada hacia la ciudadanía, más manipulada, más escondida tras el discurso de la “HERENCIA RECIBIDA”.  De nuevo estamos ante la escenificación de lo que es la  presunción, la prepotencia, la apariencia y el engaño de los grandes “cerebros” y “gestores” de la economía española que el PP ponía como ejemplo de su modelo, de su capacidad para gestionar los asuntos de España, puesta en evidencia por la gestión del PP en las entidades financieras de Madrid y Valencia.

El PP está demostrando que solo vale para destruir, pero no vale para crear en tiempos de crisis. Ahora se ve ahogado ante la situación. El Gobierno de Rajoy no transmite, hoy por hoy, ninguna confianza a los mercados, ni a la Unión Europea. Solo sabe decir aquello de la “Herencia recibida”, o la culpa la tienen otros. Solo sabe desprestigiar y recortar lo público, atacar a los colectivos que les hacen justas reivindicaciones.

Ahora todos los españoles tenemos que pagar las consecuencias de la mala gestión de estas entidades financieras. ¿Podemos dejar impune a nivel penal las responsabilidades que sin duda se desprenden de la gestión de las directivas técnica y política de estas entidades? La ciudadanía tiene la impresión de que estos directivos se van sin asumir esas responsabilidades, protegidos con extraordinarias liquidaciones y pensiones vitalicias, después de haber realizado gestiones financieras desastrosas, que han propiciado la ruina de miles de accionistas y ahorradores, de miles de personas con créditos de dudoso pago?. Han contribuido al descrédito del sistema financiero español, y por lo tanto los Mercados castigan a España con subidas de prima de riesgo y ponen en el disparadero la necesidad de un posible rescate a la banca española.

No es de recibo que, mientras a las administraciones y responsables políticos se nos exige y bien exigido el máximo de austeridad y de responsabilidad, los gestores de lo privado que luego tienen que ser salvados por lo público, se vayan libres a seguir con sus actuaciones en otra gran empresa o entidad financiera.

BANKIA SOMOS TODOS, PORQUE TODOS PONEMOS DINERO PARA CUBRIR SU DEBACLE, LUEGO TODOS EXIGIMOS RESPONSABILIDADES.

 

Manuel Robles Delgado
Alcalde de Fuenlabrada