“La calidad como valor para una comunicación con éxito” por Antonio Quilis

FOTO_ANTONIOQUILISAprovecha el momento: recurre a un elemento sobresaliente que te distinga, que sea diferente y, si puedes (y sabes) darle relevancia, hazlo. Son unas de las pocas claves que se pueden manejar para conseguir sobresalir en comunicación y marketing con mucho o poco presupuesto. El mayor valor es poder detectar un elemento que te brinde la oportunidad para sacarlo a la luz, la suficiente destreza e imaginación como para poder sacarle partido. La experiencia nos ha demostrado, que el ser pequeños es a la vez un punto a nuestro favor pero también una desventaja. Por eso, el aplicar pericia y originalidad a tus ítems de comunicación es imprescindible. Algo parecido nos ocurrió hace pocas semanas, aunque el trabajo previo realizado fue algo más largo, de más de un año.

El pasado mes de enero el hotel balneario El Bosque Madrid Sierra recibió en FITUR 2013 los diplomas que acreditaban el haber superado y ser merecedores de los distintivos de calidad SICTED para nuestras áreas de hospedaje / balneario y de restauración. Todo el proceso fue llevado a cabo gracias a la iniciativa, colaboración y apoyo prestados por ADESGAM (Asociación de Desarrollo Sierra de Guadarrama – Alto Manzanares).

El camino recorrido para la obtención de dicho reconocimiento fue de aproximadamente un año, donde la interacción cordial entre los miembros de la asociación y el equipo del centro, situado en Mataelpino,  fue vital para poder ser distinguidos. Las partes implicadas fuimos activas, tanto para implantar el sistema de calidad, como para promoverlo y contarlo en distintos foros, siempre desde el convencimiento de su gran valor como herramienta de gestión para proporcionar lo mejor para los clientes.

Y llegó la noticia de la concesión. Todo un éxito que debíamos comunicar. Un mes antes de la obtención ya nos activamos en contar a la sociedad, a través de los medios, que ya estábamos seleccionados y que pronto podríamos tener el veredicto.

El veredicto llegó y la noticia fue recibida por todos con gran alegría. Pudimos comprobar que nuestra excusa para comunicación era relevante, tenía fuerza. Ese día el comunicado que lanzamos a los medios llevaba un titular de peso: “Turespaña distingue a El Bosque Madrid Sierra por su compromiso con la calidad turística.

La repercusión fue positiva y fue recogida por medios especializados en turismo y los medios locales. Éramos conscientes de que estábamos comunicando varios valores que daban mayor peso a nuestra marca como hotel: calidad, destino y la fuerza de Turespaña y la FEMP.

Conseguimos algo más positivo todavía, por lo menos en cuanto a valor de marca se refiere. Durante las siguientes semanas tuvimos una mayor demanda de información de la habitual por parte de los medios y no precisamente preguntaban por el éxito conseguido. Aunque el haberlo obtenido fue determinante para ello. Los efectos “colaterales” de la distinción de calidad se dejaron sentir, ya que la mención de nuestra marca fue mayor, con otros elementos de comunicación muy diferentes a la consecución de SICTED.  Aparecimos, con gran satisfacción por nuestra parte, en medios nacionales, en recomendaciones como destino y reportajes un 25% más de lo habitual con respecto a las mismas fechas del año anterior.

Un hecho de relevancia para la empresa, para la marca, y para los clientes, el implantar un sistema de calidad y ser reconocido por ello nos produjo más satisfacciones de las inicialmente pensadas.  Pudimos y supimos obtener el éxito aprovechando la oportunidad brindada.

 

Antonio Quilis Sanz
Director de comunicación y marketing de El Bosque Madrid Sierra 
Director de El Mundo Ecológico
Twitter: @AntonioQuilis

“Digitalización de experiencias” por Guillermo Infantes Capdevilla

FOTO_GUILLERMOINFANTESA menudo se comenta aquello de que ahora vivimos la era digital, el momento de las nuevas tecnologías, el progreso. Sin darnos mucha cuenta nos hemos embarcado en unos hábitos que, al parecer, nos facilitan todas las tareas: el ocio se hace más divertido y dinámico, se nos permite practicar inglés desde el sillón, vemos las últimas novedades en cuanto a calcetines y lencería fina a la vez que acariciamos a nuestra mascota… En definitiva, uno se acomoda a las facilidades que nos brindan todos estos avances.

Hay quien dice que esto también atañe a los más pequeños, pues se pone al alcance de sus manitas todo un mundo de posibilidades para dar rienda suelta a su imaginación y creatividad mediante juegos didácticos a través de pulgadas y pulgadas de PVC y píxeles.

Yo ya he llegado a pronosticar escenas cotidianas de un futuro no muy lejano. Visualizo un piso de clase media, habitado por una familia acorde a la condición del piso. Es una tarde de domingo  y no hay señas de mucho ajetreo en el exterior. Al padre, harto de la rutina, se le antoja fumarse un “porro” en Kingston mientras queda postrado en su sofá de tapicería barata, -puede hacerlo gracias a un ‘virtualizador’ de sensaciones que se conecta a su ‘tablet’-. Todo transcurre mientras el televisor emite un documental sobre la gacela y el león que trata de introducir al espectador (en esta casa ninguno) en la sabana africana más salvaje.

Entonces el hombre se percata de que quizás el amarillo es preocupante, a la par que su mujer perturba su paz reprochándole que debe bañar a los dos salvajes que tiene como  hijos, los cuales se encuentran matando talibanes frente a una consola en la habitación contigua.

Exaltación de nuestros sentimientos a través de máquinas; hemos logrado poner el romanticismo en aras de la tecnología y los vatios. Mi fondo de escritorio consiste en un Friederich, y a veces lo castigo con mi indiferencia no reparando en él y me dirijo a mi carpeta favorita, la de la Universidad.

 

Guillermo Infantes Capdevila
Representante estudiantil UC3M
Área de Estudiantes del Consejo de la Juventud de Alcobendas