“Miedos e indignación de un padre” por Juan Torres García

FOTO_JUAN_TORRESComo a la mayoría de los padres y madres, si me preguntaran cuál es la máxima preocupación de mi vida respondería sin dudarlo que el bienestar y la seguridad de mis hijas. Me preocupan su salud y su bienestar físico y mental, y por eso defiendo el mantenimiento de una buena sanidad pública. Me preocupa su bienestar social para que tengan un futuro digno, y por eso defiendo frente a los recortes y privatizaciones la existencia de una buena educación pública. No le doy demasiadas vueltas a la cabeza pensando en lo que serán profesionalmente el día de mañana; simplemente en los tiempos en los que vivimos quiero ante todo que tengan una vida digna y, como aspiraron mis padres con mis hermanos y conmigo, deseo que sean unas buenas personas, solidarias con sus semejantes y, sobre todo, felices.

Pero como a todos los padres me obsesiona su seguridad física, me aterroriza que les pueda pasar algo o que caigan en manos de cualquier desaprensivo. Las informaciones en los medios de comunicación sobre sucesos y delitos contribuyen a acrecentar mis miedos, hasta el punto de identificarme con las víctimas de los delitos y conflictos. Una enorme tristeza se apodera de mí cuando veo documentales o películas sobre algunos hechos históricos en los que familias enteras son masacradas o exterminadas, y me hacen pensar en cómo actuaría yo en esa situación, y si podría resistir la pérdida de mis seres queridos.

Precisamente ahora mis miedos se convierten en indignación al ver los cientos de niños muertos y los miles de heridos, algunos discapacitados para siempre, en la franja palestina de Gaza. Indignación por el bombardeo de las escuelas de la ONU donde se refugiaron buscando seguridad las familias que huían de la guerra, o por los hospitales destruidos por las bombas. Pero sobre todo indignación por la pasividad internacional, no puedo entender el silencio de ayuntamientos como el de mi ciudad ante el asesinato de niños y niñas inocentes, y entiendo menos este silencio cuando mi ciudad tiene la calificación de CIUDAD AMIGA DE LA INFANCIA.

Ante tanta muerte y tristeza solo puedo hacer mías aquellas palabras de un maestro cordobés al enterarse de la muerte de su hijo en la guerra de Irak: “Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen”.

Juan Torres García
AMPA “Buero Vallejo” de San Sebastián de los Reyes
Anuncios

“Importancia de la introducción social de los niños” por Carlos Relaño

La introducción social permite a los niños y niñas elegir a sus amigos, a sus compañeros, compartir con los demás, trabajar en equipo y otros beneficios que les servirán para cuando crezcan y sean mayores.

Es muy importante desde pequeños que mantengan contacto con otros niños, sobre todo de su edad. Si hacemos que esta exposición sea de una forma agradable y divertida, ganamos todos.

Hay muchas formas de hacerlo organizando una tarde con los amigos del cole o la guarde en un centro lúdico ó parque infantil, celebrar su cumpleaños, que tanto les gusta a los niños con juegos, piñatas, tarta. Hacer algún taller de cocina, taller de magia. Actividades con música, expresión corporal.
Campamentos en periodo de vacaciones. En fin hay una amplia variedad en todos los municipios…
El juego es la forma primitiva que tienen los niños de mantener relaciones sociales con otros niños.
Por eso es importante aprender a jugar, aprender a compartir, aprender a saber ganar y perder.
Son situaciones que aportan fluidez al desarrollo de las relaciones sociales.
Los niños aprenden conductas adecuadas a través de la observación y la imitación de un adulto.
Las fiestas son ocasiones perfectas para aprovechar al máximo esas conductas.
En los parques infantiles se proponen varias fiestas al año. Fiesta de Halloween, fiesta de Navidad, etc…

Reírse a carcajadas durante 2 minutos produce en un adulto el ejercicio equivalente a una clase de aerobic de 45 minutos. Un niño debería sonreír unas 300 veces al día. Científicamente esta demostrado que si riéramos más tendríamos una mejor calidad de vida.
Los abrazos también aportan bienestar, cada persona necesita para sentirse bien 6 abrazos al día….

Carlos Relaño
Parque Infantil Legajuego