“Un presupuesto que se olvida de las personas desempleadas y que favorece a las grandes fortunas de Madrid” por Rubén Bejarano

FOTO_RUBÉN_BEJARANOEl Gobierno de la Comunidad de Madrid acaba de presentar la propuesta de Presupuestos regionales para el año 2.014, que será debatido en la Asamblea de Madrid durante las próximas semanas, en un contexto donde el paro registrado ha alcanzado en el mes de octubre la cifra de 552.758 las personas desempleadas, 5.057 más que el mes anterior (0,92%) y 3.404 más que hace un año (0,62%).

Estos datos no solo demuestran que la crisis no ha terminado, sino que persiste la senda de deterioro de las condiciones laborales y sociales en la Comunidad de Madrid. Más de 260.000 personas, el 47,1% de desempleados y desempleadas, carecen de prestación o subsidio y crece el paro de larga duración.

La actividad económica en Madrid, además de extraordinariamente vulnerable, se encuentra muy lejos de las tasas necesarias para crear empleo. En un contexto donde no hay modelo productivo, sin ningún tipo de impulso al desarrollo industrial, sin políticas activas de empleo y con una propuesta fiscal injusta y regresiva, el Presupuesto que ha presentado el Gobierno de Ignacio González no contribuye a la mejora de la situación económica.

En la Comunidad de Madrid, igual que en todas las instituciones donde gobierna, el Partido Popular está llevando una política de austeridad, de recortes y de privatizaciones que hace que no solo los ciudadanos tengan menos recursos, si no que las propias administraciones aparezcan más recortadas y sin recursos para financiar los derechos ciudadanos. Y aquí es donde entra en juego la coartada perfecta para que la derecha aseste un golpe casi mortal a todas las políticas que se denominaban como el Estado del Bienestar. El PP demuestra cada día que todo es susceptible de ser recortado o privatizado, incluso nuestros propios derechos, ante la falta de recursos.

En este contexto de crisis, los gobiernos del PP nos intentan hacer creer a los ciudadanos, que tenemos un elevado gasto sanitario o educativo per cápita, que es insostenible su financiación, y por eso hay que recortarlo e incluso privatizar su gestión para ser más eficiente económicamente.

Esta argumentación es falsa. Ni tenemos un gasto social elevado, estamos por debajo de la media de la Unión Europea, ni la privatización es más eficiente. Lo que es a largo plazo más cara para todos y todas, menos controlable su gestión y desvirtúa el concepto de servicios públicos. Además, es la pieza clave del gobierno del PP para asentar su modelo social y económico. Se siguen manteniendo los niveles de conciertos y convenios con el sector privado.

La derecha solo habla de gasto, para justificar la insostenibilidad de las políticas sociales. Pero el problema son los ingresos.

Madrid carece de una política fiscal que facilite tanto equidad como recursos para financiar las necesidades económicas y de servicios de la Comunidad. Con esta propuesta que nos presentan, se da una vuelta más de tuerca a la injusticia fiscal y a la regresividad del sistema.

Los presupuestos mantienen la política de regalos fiscales sobre las que la Comunidad ha establecido hace años su modelo económico. Además de los casi trescientos millones de anunciada rebaja, los presupuestos contienen bonificaciones fiscales por valor de 2.983 millones, un 6,5% más que en el ejercicio anterior. Regalos fiscales, especialmente en Donaciones y Sucesiones, sobre las rentas más altas.

En suma, se trata de unos presupuestos que adoptan una actitud pasiva frente a la crisis económica y el desempleo. Incapaces de afrontar las inversiones necesarias para recuperar una mínima senda industrializadora sostenible, el equilibrio territorial o mejorar las condiciones de vida de las familias.

Rubén Bejarano
Coordinador de IU-Leganés
Diputado IU en la Asamblea de Madrid
Anuncios

“Aguirre me mata” por Lidia Fernández

Aguirre me mata. Estoy tan tranquila en mi casa y me entero de que vuelve a la carga con una propuesta que ya hizo en 2003: listas abiertas y dividir la Comunidad de Madrid en circunscripciones.

Lo mejor es el argumento: quiere dividir en circunscripciones para que el voto valga lo mismo en cualquier parte del territorio. Se le “olvida” señalar que lo que garantiza que el voto de un madrileño valga lo mismo tanto si vive en Pozuelo como si lo hace en el distrito de San Blas es, precisamente, que Madrid es una circunscripción única. Se trata de un argumento tan falaz, como el que dió cuando privatizó el Canal de Isabel II, aquel de que lo hacía para que el agua fuese propiedad de los madrileños.

Tampoco señala Aguirre que, para conseguir este objetivo, no le basta su mayoría absoluta, sino que requiere de reforma del Estatuto de Autonomía y, por tanto, una mayoría cualificada. En 2005 no logró este objetivo porque PSOE e IU se opusieron. Espero que esta vez, los tres grupos de la oposición también se opongan (y no tengamos debilidades como aquella que hizo al PSM abstenerse a la privatización del Canal por una cuestión de responsabilidad).

No tendrá temas más importantes de los que preocuparse??

Lidia Fernández, responsable de Comunicación IU Comunidad de Madrid

“El futuro” por Lidia Fernández

Los jóvenes portugueses se manifestaron al grito de “dire straits”. No era publicidad de un grupo musical sino todo un llamamiento: “Situación desesperada”.

Los jóvenes griegos llenaron las calles rechazando un rescate que les robaba el país por treinta años.

Los jóvenes españoles fueron protagonistas de la huelga general y el pasado día 7 también protagonizaron su propia manifestación.

No es casualidad: esta no ha sido solo una crisis para maltratar el presente de la mayoría; es una crisis para castigar el futuro de los más jóvenes.

¿Qué podríamos decir de los jóvenes madrileños? Que se les niega cualquier oportunidad.

El 40% de  personas menores de 30 años se encuentran en paro. La salidas que se les ofrecen son la de emigrar, como hicieron sus abuelos, o acceder, con fortuna, a algún empleo poco cualificado.

Con salarios de miseria, trabajo precario o poco cualificado para su formación, con vivienda inaccesible, los madrileños y madrileñas más jóvenes se ven privados de su derecho a planificar su desarrollo personal y profesional, su proyecto de vida.

Sabíamos, desde el principio, que para los jóvenes la crisis no traería un momento feliz. Pero nunca imaginamos que no sólo les fastidiarían el presente sino que les dejarían sin futuro.

Sin embargo, es posible afirmar que hay oportunidades de empleo y derechos sociales. Que podemos impulsar un salario y un trabajo digno que nos permita llegar a final de mes sin dependencias de la familia.

Es tiempo de ofrecer oportunidades. Es el momento de frenar las agresiones de las políticas más liberales, la de los recortes y el dinero a los fuertes.  Es el momento de proponer un presente mejor, si, pero sobre todo, de garantizar futuro.

Solo hay una barrera que se oponga a esa posibilidad: la insaciable codicia de los especuladores y los poderosos. Y, también, la debilidad y la pereza de quienes se han rendido sin el menor reparo a la prepotencia de los mercados financieros.

Seguro que es  una barrera que será salvada, porque se habla de juventud sin futuro pero también tenemos una juventud sin miedo.

Lidia Fernández, responsable de Comunicación IU Comunidad de Madrid

“El recortador insaciable” por Libertad Martínez

Lo ha escrito El Roto: no podemos aumentar nuestra productividad al ritmo de su codicia.

Es cierto; la gente ya no puede dedicar más parte de su renta a salvar a los ricos.

Lamentablemente, los gobiernos de Esperanza Aguirre y de Zapatero se han convertido en los portavoces de los codiciosos, animados por la Merkel y el Sarkozy.

Sólo ofrecen la rendición ante los mercados, cada vez más insaciables. Antes de ayer fue el contrato; ayer la pensión; hoy, vienen a por el salario. Zapatero nos anuncia más recortes.

Tan insaciables son unos como débil es el otro. La historia de la crisis económica en España es la historia de una rendición: la de quienes han abandonado el campo de la izquierda para refugiarse bajo el cálido manto de la derecha económica.

Incapaces de garantizar la igualdad de cargas ante la crisis han impulsado políticas que sólo favorecen a los que viven de la especulación financiera; a los que juegan con las necesidades de la gente, a los que construyen sus beneficios con nuestras necesidades.

Sólo recortando su poder será posible impedir que recorten nuestra vida.

Lo malo de que el PSOE se pase por la derecha es que nos vacía el bolsillo. Ese es el problema de Gómez y Zapatero: cada idea que tienen nos quita dinero a la mayoría para pasárselo a los más ricos.

La política de izquierda es que la gente llegue a final de mes. Porque, además de llegar a final de mes, el consumo de las familias contribuye a mejorar la actividad económica.

Todo es más caro y todo será más caro. La cuestión es que los precios aumentan debido a la especulación. Es la especulación lo que aumenta el precio del petróleo; es el lobby eléctrico y su Ministro el que aumenta el precio de la luz; son los especuladores los que aumentan los precios de los alimentos.

Ahora se preparan para subirnos las hipotecas, para aumentar algún impuesto más, para reducir más el gasto público mientras el desempleo sigue creciendo.

Por eso, desde IU pedimos el voto contra la codicia, contra los legionarios del egoísmo que pueblan los despachos del gobierno de España y de la Comunidad de Madrid.

Libertad Martínez, secretaria de Área Electoral IU