“Madrid suspende en políticas sociales” por Pilar Sánchez Acera

El Gobierno Regional de la Comunidad de Madrid nos lleva martilleando los oídos durante estos cuatro años diciendo que la atención a los mayores y a las personas con algún tipo de discapacidad es una prioridad para ellos. ¡Y se quedan tan tranquilos!.

Primero, no es una prioridad. Es su competencia, su responsabilidad. Desde el año 1996, cuando se traspasó desde el Estado de la Nación a la Comunidad de Madrid estas materias, su correspondiente financiación, es decir el presupuesto, y los centros de atención a mayores y personas con discapacidad que en aquellos momentos eran competencia del Estado. Desde ese año, quien tiene que ocuparse y preocuparse de los servicios sociales es la Comunidad de Madrid, y evidentemente el Gobierno Regional debe responsabilizarse de una vez por todas de lo que nos corresponde a los madrileños. Responsabilidad. ¿Sabe Esperanza Aguirre lo que es eso?

Segundo, no es su prioridad, y ha estado gestionando políticamente de una manera nefasta estos servicios. Y hemos visto en estos cuatro años denuncias y escándalos en los servicios sociales de la Comunidad de Madrid.

Nos encontramos con denuncias de familiares de personas que están en residencias de la Red de la Comunidad de Madrid, ya sean de gestión pública, o concertada, en la que dan cuenta de la falta de personal. Quejas de los trabajadores de esas residencias que ven que no llegan a dar el servicio de calidad que este servicio necesita. Y no llegan porque no hay personal suficiente. Quejas sobre la situación de los Centros de la Red pública de personas con discapacidad, que ven cómo de pronto cierran sus centros y les cambian la vida sin saber por qué.

Pero sobre todo Esperanza Aguirre es políticamente INMORAL. Porque durante esta legislatura ha boicoteado la aplicación de la Ley de dependencia, sin reconocer de manera efectiva este derecho a muchos dependientes, no apoyando a los ayuntamientos que tramitan estas solicitudes, y sin hablar con los agentes sociales. Porque no le gustaba esta Ley simplemente porque la aprobó Zapatero. Pues yo afirmo que esta es la política social que Madrid necesita.

La Señora Aguirre nos ha convertido en una de la últimas comunidades en aplicar la Ley de dependencia, y a quien ha castigado por su enfrentamiento a una ley necesaria ha sido a las personas dependientes y sus familias. Esa es la realidad, duele decir que su postura ha hecho que 79 personas hayan fallecido esperando que les contestara a sus recursos, pero ha sido así. Y los ciudadanos deben saber que ha sido así porque tenemos una Presidenta en Madrid que así lo quiso.

Pilar Sánchez Acera, diputada regional PSOE

“Derechos de ciudadanía y crisis en Madrid” por Javier López

Madrid, vive, durante tres ya largos años, una crisis económica, de origen especulativo, financiero, inmobiliario, pero que golpea a toda la economía, destruyendo empleo en todos los sectores.  Son ya 478.000 personas las inscritas en las listas del paro.  250.000 personas paradas carecen en Madrid de todo tipo de ayuda, prestación, o subsidio.

La crisis es utilizada por los sectores ultraliberales y neoconservadores para justificar recortes de gasto público y pérdidas de derechos sociales.  Sin embargo no podemos salir de esta crisis negando la esencia de nuestra convivencia democrática, la construcción de un Estado Social y Democrático de Derecho que figura en la Constitución.

El Foro Social de Madrid, compuesto por decenas de Organizaciones sociales madrileñas, acaba de presentar la Carta de Derechos de la Ciudadanía de la Comunidad de Madrid.  Organizaciones vecinales, de consumidores, de madres y padres, ecologistas, de cooperación, feministas, juveniles, sindicales, de inmigrantes, hemos decidido entrar en la campaña electoral para situar a los partidos políticos, a los responsables autonómicos, municipales, del Estado, ante sus responsabilidades de manejar el timón, en plena crisis, salvando a la tripulación y al pasaje y evitando el naufragio.

No nos conformamos con una campaña electoral frívola, centrada en la corrupción y en el tú más.  Queremos obtener pronunciamientos claros ante cada problema y ante cada uno de los derechos que reivindicamos.

El derecho al empleo. A un empleo estable capaz de asegurar unas rentas dignas para sostener nuestras vidas y la de nuestras familias.  El derecho a acceder a unas rentas cuando carecemos del empleo.  El derecho de cada ciudadano a una educación pública y de calidad.  A una sanidad pública gratuita y universal.  A que el reparto de las cargas fiscales sea equitativo con la riqueza que cada uno tiene.  A un medio ambiente saludable.  A la igualdad de oportunidades.  A la libertad de conciencia y de información.  A una vivienda.  A verse atendida en situaciones de dependencia. A un consumo responsable.

Sin embargo estos derechos se ven amenazados cada día con más intensidad.  Faltan 25.000 plazas en Escuelas Infantiles.  La Sanidad es entregada como la oportunidad de negocio al sector privado.  El paro se convierte en un mal estructural y sin salida.  La conciliación de la vida laboral y personal se convierte en un infierno cotidiano para millones de personas.  El derecho a la información topa con las concesiones a dedo de canales de TDT a opciones ideológicas sin profesionalidad alguna y bloqueando la libertad de información.  Telemadrid es un ejemplo de utilización de un medio público con fines partidistas.  La protección del medio ambiente se ve sometida a intereses personales y grupos de poder que ponen en cuestión la protección de espacios naturales como la Sierra de guadarrama.  Nuestros mayores y personas con discapacidad no encuentran respuesta al ejercicio de su derecho a verse atendidas en situación de dependencia.

La Carta de Derechos de Ciudadanía de la Comunidad de Madrid es una reivindicación abierta.  Es un NO y un BASTA a la vulneración de derechos.  Es un SI, un llamamiento a la responsabilidad de la política, para asumir su más noble papel de buscar soluciones a los problemas, uniendo y cohesionando a la sociedad, en torno a los derechos compartidos.

La degradación de la política, la corrupción, la crisis económica, no son los mejores escenarios para presentar esta Carta de Derechos, pero la ciudadanía y la sociedad no podemos esperar.  Entramos en campaña, para defender nuestros derechos.

Francisco Javier López Martín, Secretario General de CCOO de Madrid.