“Cartas a Talía. Febrero 2012” por Luis Lozano

Amada Talía,

Intentaré ayudarte a superar la perplejidad que me trasladas en tu última carta. Por aquí también resulta sorprendente que la justicia española siente en el banquillo a un juez justo y valiente, mientras mantiene en sus poltronas a magistrados con graves infracciones –los hay que incluso insultan a ciudadanos de distinta sexualidad-  y que siguen impartiendo justicia. Esta vez se han saltado ese corporativismo, utilizado otrora para considerar livianas, actuaciones claramente injustas de otros jueces.

Este país, amada mía, que tan certeramente dibujara aquel gallego ilustre de la generación del 98 a la que le dolía España, sigue siendo el del esperpento. A pesar de que, recientemente hayamos despedido con respeto y gaiteros el “España es diferente” y que el gol de Iniesta enterrara ya por fin el de Marcelino, algunos no quieren dejarnos superar aquel pacto entre dos miedos llamado transición. En fin, en esas estamos. Forges lo define claramente en su viñeta del 22 de enero, con esa descomunal boina cayendo sobre el pobre Blasillo.

Pero es posible que el arte que tú inspiras nos ayude a recordar para aprender:

  • La versión de Isidro Timón y Emilio del Valle ANTÍGONA SIGLO XXI es una excelente propuesta escénica  de la compañía (in)constantes. El teatro bien hecho baña de luz la pretendida oscuridad, aun cuando Creonte le pide a Tiresias que apague la cámara. (En las Naves del Español del Matadero hasta el 19 de febrero).
  • Como, a tenor de las últimas medidas de contrarreformas legales, ciertos derechos fundamentales de las mujeres causan al actual gobierno problemas ideológicos -quizás porque las ven más desfilando bajo palios purpurados sobre varales de plata, con  mantillas color muerte y peinetas de carey- les sugerimos LA ESCUELA DE LA DESOBEDIENCIA, una reflexión sobre la evolución del ideario moral femenino, que el personaje de Cristina Marcos ofrece al interpretado por María Adánez. (Teatro Josep Carreras en Fuenlabrada el 9 de marzo).
  • Y en estos tiempos de aterradora vulgaridad y falta de belleza, debemos disfrutar de la encantadora ELLING (en el Teatro Galileo) con extraordinarios trabajos actorales de Carmelo Gómez, Javier Gutiérrez y Chema Adeva.

Ya que, como decía Bertolt Brecht, hay que cantar incluso en tiempos oscuros, nos sirve el Always look on the bright side of life, de la imprescindible comedia de los Monty Python La vida de Brian.

Siempre tuyo

Luis Lozano
Coordinador de Programación Patronato de Cultura Fuenlabrada

Posdata:

Advertencia: El Teatro  perjudica seriamente la vuelta a tiempos pretéritos.

 

A %d blogueros les gusta esto: