“Consejos de parte de mi médico” de Alonso Zafra

FOTO_JORGEALONSOZAFRAEn muchas ocasiones habréis sugerido , con la mejor intención, que un consejo que os ha transmitido el médico, puede ser también válido para vuestra amiga, hermana, conocida … Otras veces al contrario, habéis recibido consejos de quien, con toda certeza sabe que el consejo que sirve para ella, sirve también para ti.

Lo que ocurre con esos consejos es lo mismo que con las noticias, a medida que van pasando por las personas, que se interpretan, se modifican, se completan y al cabo de un tiempo no se parecen en nada al original.

Un ejemplo de esto es el consejo que habitualmente se da a las embarazadas que no han pasado la toxoplasmosis para que eviten tomar carne cruda. De esto concretamente escribiré en otro comentario, pero es frecuente que muchas mujeres, seguramente por haber oído cosas similares, extiendan esta ‘prohibición’ a otros alimentos como el salmón ahumado, el pescado crudo….  Estos rumores, a base de ser repetidos, se convierten en una verdad incontestable y todo el mundo da por hecho que durante el embarazo no se come ni embutido ni salmón ahumado. Esto no es cierto.

La consecuencia práctica de este comentario y que puedebeneficiar a TODOS si la aplicamos es que dejemos que los consejos médicos los den los médicos, que no asumamos que lo que sirve para mi sirve también para mi amiga o vecina, y al contrario, que pidáis al médico aclaraciones concretas sobre vuestras dudas acerca de cualquier aspecto que afecte vuestra salud, sin dar por sentado que lo que os ha contado previamente vuestra amiga es lo que va a repetir el médico.

Dr. J Alonso Zafra
Instituto para el Estudio de la Esterilidad
www.estudioesterilidad.com

“Edad y fertilidad” por Alonso Zafra

FOTO_JORGEALONSOZAFRALa edad es un factor fundamental para la fertilidad en los humanos, tanto en el hombre como en la mujer. A lo largo de la segunda mitad del siglo 20 se han producido cambios en la forma de vida que han determinado un retraso en la edad del primer embarazo.

Hoy día la medicina y los tratamientos antienvejecimiento han alcanzado grandes logros. En muchos casos esta capacidad de cuidarse y de conservarse joven hace que nuestra percepción del envejecimiento esté equivocada.  Todos estos logros no garantizan que se conserve la capacidad de tener un embarazo sano. La edad biológica en este aspecto sigue su curso independientemente de otros cuidados que nos hagan parecer mas jóvenes.

El ovario es un órgano que contiene al nacimiento un número limitado de ovocitos, este es el número que la mujer tiene para toda su vida y no se producen mas. Con el paso de los años estos ovocitos se van perdiendo y su número desciende hasta desparecer.  Al mismo tiempo disminuye su calidad, es decir la capacidad de producir un embarazo sano aumentando los riesgos de abortos y de malformaciones.

Lo que podemos hacer hoy es conservar óvulos de una mujer joven para que los pueda usar cuando desee quedar embarazada. La vitrificación de ovocitos consiste en extraerlos y congelarlos para poder ser usados cuando se necesite. En el momento elegido se pueden desvitrificar para que se produzca un embarazo.

Otra solución es la donación de óvulos. La mayoría de las mujeres que están llegando actualmente a esta situación no han tenido la opción de vitrificar ovocitos, la congelación está disponible hace solo cinco años de forma generalizada. Para estos casos y los que en el futuro se enfrenten a este problema sin haber tenido la precaución de conservarlos, el uso de óvulos de donante es una solución recomendable.

Hoy día, para aquellas mujeres de menos de 35 años que deseen ser madres y que deban aplazar la maternidad, es muy recomendable que piensen seriamente en la opción de conservar sus óvulos para el caso en que los necesiten. Muchas de las que hoy se enfrentan a esta situación desearían haber tenido la información necesaria cuando tenían la opción de vitrificar. La decisión es vuestra.

 

Dr Alonso Zafra
Ginecólogo
Director de Instituto para el Estudio de la Esterilidad
www.estudioesterilidad.com