“Sobre la prohibición de algunos alimentos en el embarazo” por J. Alonso Zafra

FOTO_JORGEALONSOZAFRACirculan rumores, algunos de ellos promocionados por los propios profesionales sanitarios, sobre que se puede o no comer durante el embarazo para prevenir una enfermedad llamada ‘toxoplasmosis’.

Es una enfermedad que afecta a los humanos que ingieren productos contaminados con ooquistes o quistes tisulares, que son estadíos del ciclo vital del parásito. Los ooquistes proceden de las heces del gato y pueden contaminar verduras, pastos y agua de riego, también pueden ser transportados por moscas y otros insectos. De ahí la primera recomendación para prevenir esta infección, la higiene de utensilios, manos y el lavado de verduras que se consumen crudas.

Los quistes tisulares, se encuentran en productos animales, carne, vísceras e incluso leche. Desaparecen con la cocción y son sensibles a la congelación, desaparece cuando la carne alcanza los 65 grados centígrados en todo su espesor o se ha congelado por debajo de -20 º C. De esta parte vienen la mayoría de las confusiones. No puede encontrarse en el pescado crudo o ahumado, por tanto no se debe excluir de la dieta de las embarazadas que no han pasado la enfermedad.

En cuanto a los lácteos, se deben evitar los preparados con leche cruda (no pasteurizada) atención a las etiquetas.

En relación a la carne, todos sabemos lo que es carne cruda, la confusión aparece cuando hablamos de embutidos y en este grupo se incluyen todos. Tened en cuenta que muchos son cocidos, por tanto no hay ningún motivo para excluirlos de la dieta. El mas polémico es el jamón. Se han realizado trabajos científicos que han demostrado la ausencia de quistes tisulares en el jamón ha sido curado al menos 6 meses. Esto significa que este alimento no transmite la enfermedad, sin embargo, se sigue recomendando retirar de la dieta de las embarazadas con riesgo de padecer la enfermedad durante el embarazo.

Para resumir, los consejos serían

  1. Evitar el contacto con gatos que cacen (sobre todo con sus deposiciones). Los gatos que no cazan y solo comen pienso no tienen riesgo de transmitir la enfermedad.
  2. Comer la carne bien hecha, incluidas las hamburguesas. Se debe alcanzar una temperatura de más de 65 grados en todo su espesor. También es efectivo tenerla congelada por debajo de 20 grados.
  3. Utilizar guantes cuando se manipule la tierra, jardines, plantas, huertas. Es conveniente usarlos para preparar alimentos, especialmente vegetales y cualquier alimento crudo.
  4. Evitar ingerir verduras o vegetales crudos o sin lavarlos muy a fondo previamente.
  5. No tomar huevos crudos y evitar la leche no pasteurizada.
  6. Lavarse bien las manos, los utensilios y superficies expuestas a carne o verdura cuando se ha realizado cualquiera de las actividades anteriores.

Y nada más, no complicaros mas la vida y disfrutad del embarazo, es una de las etapas mas bonitas de la vida.

 

Dr, J Alonso Zafra
Instituto para el Estudio de la Esterilidad
www.estudioesterilidad.com

 

Anuncios

“Ser eco nos es fácil, pero es mejor que no serlo” por Antonio Quilis

FOTO_ANTONIOQUILISPor cuarto año consecutivo España se convierte en el país europeo que más hectáreas dedica a la agricultura y a la explotación ecológicas. Los datos publicados por el ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente nos dejan en buen lugar en todos los órdenes de la producción eco e incluso en el consumo.

A pesar de las campañas que se desatan cíclicamente poniendo en duda las bondades de los alimentos orgánicos y de las respuestas a favor, más o menos afortunadas, que surgen desde los más diversos ámbitos, es incuestionable admitir que lo “bio” está creciendo a ritmos superiores al 15% de media. Un crecimiento avalado por nuestras exportaciones al extranjero y por un leve incremento del consumo en el mercado interior. Debo añadir que, afortunadamente, se está creciendo gracias a un factor de conciencia y de convencimiento y no de moda, lo que sería un grave error.

Este buen comportamiento podría ser mucho mejor si se aportara un empuje en tres frentes muy definidos que crearían más demanda, más empleo, más salud y mejores precios. Por un lado, es de sobra conocido que muchas de las materias primas eco se “fugan” a través de nuestras fronteras para ser “repatriadas” con el formato de alimentos elaborados, procesados. En este capítulo una buena iniciativa sería la de desarrollar políticas de incentivos o de apoyo para la implantación de industrias procesadoras, de manipulación y transformación de alimentos para ser destinados al mercado interior y exterior.

Otro de los flancos en los que se debe trabajar es el de la concienciación ciudadana para promover su consumo y aportar información a los potenciales clientes. La sensibilización es fundamental, ya que el mercado está desarrollándose lentamente, y existe una gran oportunidad de avance para que podamos ser dueños de la comercialización y de la venta.

Y, finalmente, ayudar a la transformación de los productores “convencionales” a dar el paso hacia lo ecológico, como oportunidad. Me viene a la cabeza una nota de prensa emitida por UPA en la que se afirmaba que cada día se cerraban en España cuatro explotaciones lecheras. Puede ser un claro ejemplo de un sector que puede transformarse buscando nuevos caminos y nuevas oportunidades.

En este mismo capítulo, conozco cada vez más casos de productores que afirman estar realizando buenas prácticas en sus cultivos, produciendo eco, pero abandonan la idea de etiquetar con el sello  por temas de coste y tiempo (y conocimiento, añadiría yo). Atendiendo a la bondad de sus palabras me comentan que ellos no tienen porqué pagar un certificado que garantiza que no contaminan y que producen alimentos sanos, sino aquellos agricultores que “envenenan”. Algo de razón tienen, la verdad, peor este gesto de ser eco en casa sólo llega a los más cercanos y los que confían en ti…

Ser “eco” nos es fácil, pero es mejor que no serlo.

 

Antonio Quilis
@AntonioQuilis
Director de El Mundo Ecológico