“Descanso Dominical…” por Carmen Guijorro

Lo difícil para aquellos que somos Equipo de Gobierno a día de hoy, es decir no. Lo difícil es continuar levantándote cada mañana y acudir al puesto de trabajo a sabiendas que afrontarás nuevos problemas y que te verás obligado a tomar decisiones impopulares que no te gustan ni a ti mismo. Lo difícil es decir NO, cuando la gente está tan acostumbrada a que le dijeran siempre sí, pero sin advertir de las consecuencias.

¿Acaso un traficante que vende  drogas, habla a sus clientes de las futuras consecuencias del “Viaje de su vida…”

Lo difícil no es quejarse en el bar, decir que todo está muy mal, que “yo lo haría mejor”, que ese no tiene ni idea…etc. Lo difícil es tomar la decisión de involucrarte en hacer algo y en tomar decisiones, aún a sabiendas de las consecuencias que pueden tener en un futuro, para tu imagen, para tu bienestar personal, familiar, sentimental…

No es difícil para el médico decirte que estás bien de salud, lo difícil es decirte que tienes cáncer y que te mueres. Para él, no es difícil darte el alta cuando estás sano, lo difícil es someterte a la quimioterapia, incluso conociendo las consecuencias.

Lo difícil es hacer recortes, ajustes, equilibrismo financiero para curar el cáncer económico en el que estamos inmersos. Lo difícil es tener que decir adiós a un compañero por los recortes económicos. Lo fácil y lo agradable es darle la bienvenida. Pero sólo aquellos que tenemos esa responsabilidad, hemos de evaluar a diario, pues hoy tendremos que decir adios a diez por mucho que duela, para que mañana no tengamos que decir adiós a cien, con cien veces más dolor.

No es difícil contratar, lo difícil es prescindir de alguien. Más aún, cuando de ese alguien se ha de prescindir, no por una falta de valía o dedicación laboral, si no por economía.

No es difícil decir toma, lo difícil es decir dame. Lo difícil es decir he de hacer esto, incluso cuando dije que no lo haría. Lo difícil es ajustar horarios de transporte, no ampliarlos. Lo fácil es dar comida cuando hay mucha, lo difícil es repartirla cuando hay poca, pues siempre serás injusto con alguien.

Lo fácil hoy es abandonar el barco, y mirar para otro lado. Lo difícil es permanecer en pié cuando pierdes extremidades. Y por mucho que algunos deseen guardar la ropa para cruzar esta tempestad, los que gobernamos lo hacemos contra viento y marea, y además nos llueven tormentas desde el cielo, así es difícil mantener la ropa seca.

No puede haber nadie, que se considere mínimamente inteligente, que afirme con absoluta creencia que lo que hoy pasa, que lo que hoy hay que recortar, ajustar o equilibrar, no es producto de los últimos años, de los “No estamos en una crisis económica”, “brotes verdes” o “champions leagues económicas”. El que lo afirma y lo defiende, el que busca culpables mirando décadas atrás, en el fondo sabe que se miente.

Pero la vida es libre e inteligente y por ello nos dotó de una paradoja tan enrevesada, que casi nos da un poder inconmensurable: “No hay nada más fácil y más difícil al mismo tiempo, que mentirse a uno mismo”. Y para hacer lo correcto, tendrás que tomar una decisión, cuya verdadera dificultad no estará en tomarla, estará en decidir algo, aun siendo consciente de sus consecuencias.

A los que gobernamos… hagamos lo que tengamos que hacer para acabar con esta situación que arrastramos desde hace años, y después que el tiempo sea quien juzgue si hicimos lo más fácil o lo más difícil.

Dejemos de pensar en lo fácil y hagamos lo difícil. Hagamos lo necesario, porque ya habrá tiempo para cambiar políticos como fichas de ajedrez. Pero, o nos remangamos y nos ponemos a trabajar por aquello que nos une, o quizás más pronto que tarde, nos veamos luchando entre nosotros por aquello que nos separa.

PDT: Ya pasó una vez… No caigamos en el mismo error, y demostremos que el pasado sirvió para algo, aunque fuera de mal ejemplo.

Carmen Guijorro Belinchón
Presidenta del PP de SMV
Alcaldesa de  San Martín de la Vega.