“Ridículo olímpico” por David Sañudo

Al Comité Olímpico Español le ha salido redondo el asunto de la equipación para Londres: nos sale gratis y encima no se habla del ridículo papel que volveremos a hacer en unas olimpiadas.

No busquemos la excusa fácil de las lesiones de Rafa Nadal o Samuel Sánchez, esto va más allá, porque no tiene lógica que un país que en fútbol, baloncesto, balonmano, tenis, ciclismo… es una potencia mundial, sea un combinado de “cuarta categoría” en las pruebas reinas de los Juegos: atletismo y natación.

Hace cuatro años, en el Nido de Pájaro de Pekín, casi 150 atletas recibieron medalla. ¿Españoles? Ninguno. La situación es más crítica si tenemos en cuenta que 42 países diferentes sí consiguieron un metal.

En el Cubo de Agua de Pekín se repartieron, en 2008, 102 medallas. ¿Para España? Ninguna. Pero sí tocaron metal Zimbabue, Túnez, Eslovenia, Austria o Dinamarca; por no hablar de Gran Bretaña, Holanda, Japón, Francia, Italia o Alemania, que son potencias en el agua.

Uno entiende que un español no vaya a ganar los 100 metros lisos, pero ¿por qué no los 100 metros libres? ¿Qué nos diferencia de franceses, británicos, alemanes, italianos…? La respuesta es clara: la inversión en esos deportes, la promoción entre los niños, la mejora de las instalaciones, las becas y ayudas para los deportistas…

Más allá del fútbol de Primera División y de la selección, el resto de deportes malviven con las sobras de empresas y administraciones y, en el caso olímpico, el COE no ha hecho nada para mejorar y aprovecharse del empuje de Barcelona’92. En los 80 (Moscú, Los Ángeles y Seúl), España obtuvo seis, cinco y cuatro medallas, respectivamente; en Barcelona, tocamos techo con 22 metales (13 oros), pero ese impulso no ha servido para ir a más: desde entonces sumamos 17 medallas en Atlanta’96, 11 en Sidney’00, 19 en Atenas’04 y 18 en Pekín’08; pero siempre da la impresión de que se consiguen gracias a talentos espontáneos que surgen en nuestra tierra, y no debido a una planificación, una inversión y un proyecto de futuro, como ocurre en los países de alrededor.

Así que en los Juegos de la XXX Olimpiada, España volverá a hacer el ridículo y, por desgracia, no solo por su vestuario (que por cierto, “tiene tela”).

 

David Sañudo
Periodista
Anuncios

Acerca de SER comunidad Madrid opina en red
Espacio de opinión y debate promovido por Cadena SER Madrid Norte (89.6 FM) y Cadena SER Madrid Sur (94.4 FM), www.sermadridnorte.com, www.sermadridsur.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s