“15M: el periodismo ante un nuevo actor” por David Callejo

Este periodista que les habla tuvo el honor, profesional y personal, de asistir al nacimiento de uno de los movimientos sociales más importantes, seguro, de lo que va de siglo aquí en España. Asistí intensamente a su primer mes de existencia, y como medio de comunicación fui uno de tantos canales a través del cual el resto de la ciudadanía tomó conciencia de lo que ocurría. Pero un año después, algunos parecían haber olvidado la existencia de este movimiento sin caras, sin nombres, sin escudos.

Y sin embargo el 15M ha seguido su camino. Heterodoxo, diverso, múltiple, igual que fue su origen. Un nacimiento que se produjo en la Puerta del Sol, ya lo saben ustedes, tan en pañales que daba cierta ternura. Ingenuo yo, lo reconozco, no le auguré mucho futuro cuando un lunes 16 de mayo me topé con una veintena de jóvenes a los pies del mítico oso del madroño madrileño.

“Estamos aquí porque nos sentimos traicionados, estafados, no representados y engañados”, fue la primera frase que recogían los micrófonos de la Cadena SER de aquellos “indignados” que llevaban toda la madrugada pernoctando en una plaza pública, quizá la más pública de todas las plazas. Allí se quedaron para lanzar un irritado “¡basta!” a todos los españoles.

Y asistí a la segunda asamblea, incomprensiblemente, como a veces hoy, con hostilidad hacia los micrófonos; y cubrí el primer desalojo, incomprensiblemente, como a veces hoy, violento; y el primer “cónclave” de todas las acampadas, y la construcción de la “mini-ciudad”, y su desmantelamiento, y la primera convocatoria para evitar un desahucio… Fueron semanas muy intensas, emocionantes para el observador, para el periodista, para el ciudadano. Pero, ¿y luego qué?

Pues luego el 15M ha seguido existiendo, trabajando, influyendo. Sin acampadas, pero con asambleas. Una realidad que se sigue dejando ver cada semana en cada una de las plazas céntricas de los municipios madrileños. Y su foco reivindicativo, sin dejar de ser general, se ha pasado a lo particular: a intervenir en la actualidad de cada uno de sus pueblos, de sus ciudades.

El periodismo local se ha visto impulsado, emocionado, a veces zarandeado (con razón) gracias a las acciones de cada asamblea. Nos han descubierto que la libertad de expresión sigue en tela de juicio (muchos han visto sus carteles retirados de los lugares destinados al asociacionismo vecinal); han recordado la gran paradoja de que el lugar más público del universo, el Pleno Municipal, el ágora moderno, no lo es tanto cuando se impide grabar lo que allí pasa; y, sobre todo, han conseguido que esa pandemia de los desahucios se reduzca cuando algunos de los casos son, a todas luces, profundamente injustos.

Son los logros de un movimiento inaprehensible, inidentificable, incomparable. Un movimiento que une y divide, como todos, que evoluciona y se disgrega, como todos, pero que no ha vuelto a salir a la calle, porque en realidad, desde hace un año, nunca se había ido de ella.

David Callejo
Periodista
Anuncios

Acerca de SER comunidad Madrid opina en red
Espacio de opinión y debate promovido por Cadena SER Madrid Norte (89.6 FM) y Cadena SER Madrid Sur (94.4 FM), www.sermadridnorte.com, www.sermadridsur.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s