“Parar el racismo, no a las personas” por Amnistía Internacional

El 21 de marzo es el Día Internacional contra el Racismo. En España tenemos motivos suficientes para no dejar pasar de largo esta conmemoración porque, a pesar de que las leyes prohíben la discriminación racial, numerosas personas la sufren cada vez que la policía les para pidiéndoles su identificación simplemente porque “parece que no son españoles”.

Paran a estas personas cuando van a trabajar o en la puerta del supermercado, una y otra vez. Y no porque hayan cometido algún delito, sino simplemente para pedirles los papeles.

La única razón que explica que se los pidan a unas personas y no a otras es el color de la piel. La gente que observa la escena piensa: “si le paran, es porque ha hecho algo. Seguro que es un delincuente…”

Estas redadas que la policía hace en muchas ciudades de España son discriminatorias y además, fomentan el racismo y la xenofobia por parte precisamente de quienes deberían combatirlo.

Hoy es el día para recordar a las autoridades que hay que parar el racismo, no a las personas.

Amnistía Internacional Tres Cantos
Anuncios

Acerca de SER comunidad Madrid opina en red
Espacio de opinión y debate promovido por Cadena SER Madrid Norte (89.6 FM) y Cadena SER Madrid Sur (94.4 FM), www.sermadridnorte.com, www.sermadridsur.com

One Response to “Parar el racismo, no a las personas” por Amnistía Internacional

  1. Inmigrante says:

    A mí, ciudadano de la unión Europea, me hicieron una redada racista en Alemania. Junto a mí a todo aquel sospechoso de no ser alemán. Porque todo el mundo sabe que los alemanes tienen que ser rubios y de ojos azules… y yo, castaño de mi, no estaba a la altura. La gente del tren me miraba. Evidentemente me negué a enseñar el pasaporte y le entregué el DNI. El ilustrado policía, atónito, no sabía lo que era. Claro, no esperaba que alguien que no estaba a la altura de ser alemán, fuera un ciudadano europeo y tardó un buen rato en reaccionar. Al preguntar el motivo de que me identificaran, me respondieron que era “control policial”. Les dije que aquella chica de ojos azules me parecía sospechosa. No me hicieron caso y le pidieron la documentación a un joven turco estudiante. Así en todo el vagón. Así en todo el tren. Sí, era un control policial racista. Yo era uno de sus objetivos porque mis rasgos físicos eran motivo suficiente para ser un delincuente peligroso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s