“La fortaleza de las lágrimas” por José Carlos Boza

De las diversas imágenes que a lo largo de los últimos días han protagonizado la actualidad mundial, hay una que a mí, como a miles de personas, me ha llamado poderosamente la atención. Se trata de las lágrimas de la ministra de Trabajo italiana, Elsa Fornero, durante el anuncio de las medidas de ajuste que se ve obligado a tomar el Gobierno italiano para solventar la grave crisis que afronta el país transalpino.

Como a la mayoría de los espectadores, me ha conmovido la congoja de este alto cargo italiano al hablar del “sacrificio” que sus compatriotas deberán afrontar en los próximos meses. En mi caso, además, como ciudadano que se dedica a la política, he sentido cierta empatía respecto a las dificultades e incluso ante los dilemas morales que supone asumir medidas dolorosas, que van a afectar a muchas familias, pero que son imprescindibles si se quiere mantener a largo plazo lo que tanto esfuerzo ha costado levantar. La política no tiene por qué  carecer de rostro humano. Por eso, ver el conflicto entre las medidas de ajuste que dicta la cabeza y los sentimientos que su aplicación despierta en el corazón no es signo de debilidad, sino de higiene moral y, sobre todo, de credibilidad.

No son momentos fáciles y, aunque en Valdemoro las medidas de ajuste tienen como objetivo el mantenimiento del empleo, no podemos sustraernos al drama que acarrea el desempleo en miles de hogares y el problema que supone hablar de recortes a familias con dificultades para llegar a fin de mes.

No obstante, a pesar de los retos que tenemos ante nosotros, también hay lugar para el optimismo. La mayoría de los gobiernos europeos se han dado cuenta de la importancia del trabajo en equipo y la voluntad de consenso nos transmiten la idea de que los políticos están haciendo los deberes y se esfuerzan en dar una respuesta a la altura del desafío que la situación les demanda.

En España, durante la celebración ayer de un nuevo aniversario de nuestra Constitución, permanente motivo de orgullo para todos, se pudieron ver gestos de gran altura democrática. El presidente del Gobierno saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, y el flamante ganador de las elecciones y relevo en el mismo cargo, Mariano Rajoy, han coincidido en mostrar su apoyo a la reforma de los tratados de la Unión Europea impulsada por Francia y Alemania y han querido dejar claro que la postura de España para la cumbre del día 9 de diciembre está “plenamente consensuada”. Gestos como estos son los que cimientan un país, los que vertebran la convivencia y dan impulso renovador a la democracia para que, después de una campaña electoral tan dura como la vivida, luzcamás sólida que nunca.

José Carlos Boza, alcalde de Valdemoro

Anuncios

Acerca de SER comunidad Madrid opina en red
Espacio de opinión y debate promovido por Cadena SER Madrid Norte (89.6 FM) y Cadena SER Madrid Sur (94.4 FM), www.sermadridnorte.com, www.sermadridsur.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s